[Guía] Clases Raciales de los Orcos (En construcción) - Por Kurgan

Ir abajo

[Guía] Clases Raciales de los Orcos (En construcción) - Por Kurgan

Mensaje por Kurgan el Vie Mar 16, 2018 11:14 pm

Hay muchísimas clases de personajes que van más allá de las que son jugables. Algunas son características de una raza, algunas de varias, otras pertenecen a cierto clan o tribu. Los orcos no son la excepción, ellos también tienen clases únicas que solo les pertenecen a ellos, exclusivas. Por eso a continuación podréis leer una guía sobre las clases de personajes orcos que he realizado con toda la información que he logrado recopilar. Para ello utilizaré como pilar las clases que tenemos en el juego, y a partir de ellas desglosaré todas las posibilidades que tienen para nosotros los orcos:


GUERRERO

Como sabemos, el guerrero es el combatiente cuerpo a cuerpo por excelencia. Su maestría en el uso de todo tipo de armas no tiene igual y normalmente va equipado con armadura pesada de placas. Para los orcos este es quizá el camino más común, ya que es la vía más rápida para obtener gloria en la batalla. Si bien la infantería de los orcos no tiene nada de especial, a parte de su fuerza bruta, encontramos que hay ciertos individuos que han tomado unos caminos algo diferentes a la mayoría. Descubrámoslos:

- Crujehuesos -


Los crujehuesos son orcos que disfrutan del dolor, el propio y el de otros. Los que escogen este camino son temibles moles gigantes que tienen una confianza brutal en sí mismos a la hora de combatir. Para ellos no hay ninguna clase de estrategia en combate, solo la lucha en sí misma. Un crujehuesos entrena sin descanso para convertirse en una máquina de matar viviente. Algunos de ellos dicen que al entrar en combate entran casi en un estado de meditación contemplativa, y que en ese momento solo pueden notar vagamente como un arma enemiga desgarra su carne. Lo raro es que no sienten ningun tipo de dolor en ese estado. Combaten desarmados, solo utilizan sus puños. Su inmenso tamaño hace que pocas armas les puedan herir de gravedad y si alguna lo hace, simplemente la ignoran. Con cada golpe que dan envían a sus oponentes por los aires.

Sus habilidades son bastante obvias y poco originales. Son casi simples bestias, moles enormes, manifestaciones físicas de pura fuerza. Un crujehuesos es extremadamente peligroso a la hora de cargar contra sus enemigos, pues es en ese momento que revela su máxima utilidad, destrozando formaciones enteras de enemigos. Son capaces de soportar heridas que matarían a cualquier otro.

Un crujehuesos es reconocible por su tamaño y por tener todo el cuerpo recubierto de centenares de cicatrices, aunque no recuerde haber recibido ninguna, pues simplemente las ignoran. Aunque normalmente no utilizan armas, los que lo hacen, suelen cargar con inmensas armas en ambas manos con el único objetivo de ser aún más peligrosos. Pero recordemos, desarmados pueden ser exactamente igual de peligrosos. No suelen ser muy habladores, pues en el preciso instante en que surja una discusión, utilizarán su inmensa fuerza bruta para imponerse. Son temerarios y difíciles de controlar.

- Bárbaro -


El bárbaro es un combatiente feroz, incivilizado y brutal que se guía por los instintos, la ira y la fuerza bruta en lugar de confiar en tácticas elaboradas o en el manejo de su arma. Su furia es descorazonadora y les permite aplastar a sus enemigos ignorando la mayor parte de golpes enemigos menos los más brutales. Suelen tener una fuerte conexión con la naturaleza y lo salvaje ya que esta clase de guerreros se suele encontrar en ambientes hostiles dominados por la naturaleza.

Son los guerreros salvajes de las estepas y los baldíos, suelen llevar su piel tatuada al descubierto con orgullo. Los orcos tienen una larga historia de bárbaros entre sus luchadores. Esta clase se centra en la ira, especialmente cuando el ansia de sangre se apodera de ellos. Desde que los orcos se despojaron de las cadenas de la Legión Ardiente, esta clase ha ido desapareciendo de entre sus filas por considerarse excesivamente brutal, pero aun es un noble y respetado camino entre ellos.

El arma predilecta de estos guerreros suele ser el hacha a dos manos por ser la más directa y la que ofrece la mayor brutalidad contra el enemigo. No suelen llevar ni espadas ni mazas. Sus vestiduras tienden a ser ligeras o poco blindadas, favoreciendo el movimiento. No es raro ver a bárbaros enseñar su torso prácticamente desnudo.

- Berserker -


La furia y la ira descansan en el corazón de los orcos, cual bestia contenida, esperando su oportunidad para escapar y desatar el terror sobre sus enemigos. Para algunos, esta ira les permite afrontar hasta la más peligrosa de sus amenazas y sobrevivir. Su innata habilidad para sostenerse en dicha ira les permite utilizarla en las mareas de la batalla. Aun y así, algunos orcos han tomado un camino aun más violento y profundo en su ira, luchando sin tenerse en cuenta a si mismos y mostrando ninguna piedad a cualquiera que se cruce en su camino. Son los llamados berserkers.

Los berserkers aprenden a extremar su ira para convertirse en máquinas de matar imparables. Son los más peligrosos a la hora de entrar en batalla pues los sentidos se les nublan, se dejan llevar por el frenesí de sangre, muerte y destrucción tan profundamente que puede llegar el punto que no reconozcan amigo de enemigo. Algunos incluso optan por consumir ciertos brebajes, pociones o plantas aluginógenas que no hacen si no acentuar su comportamiento totalmente brutal, inestable, salvaje e imparable.

Normalmente nadie elige el camino del berserker, si no que a base de luchar, de disfrutar en desmedida del combate y de seguir queriendo sangre se convierte en uno de ellos. Se podría decir que es una droga para ellos, la batalla les ofrece la calma que una vida de paz no puede proporcionarles.

Suelen ir armados con armas descomunales y pesadas, algunos incluso llevan un arma de dos manos a cada mano para poder aniquilar de la forma más cruel y sanguinaria a sus enemigos. No suelen llevar armadura pesada, si no que optan por emplear toda su fuerza y aguante en manejar sus enormes armas.

- Campeón de los Espíritus -


Son poderosos guerreros que combinan un profundo entendimiento de los espíritus con el arte de combatir. Los espíritus le asisten en batalla. Refuerzan su conexión con ellos hasta que pueden sentirles fluir entre su cuerpo y pensamientos, volviéndoles más fuertes en cuerpo y mente. Les susurran diferentes maneras de superar a todos sus enemigos. Los campeones de los espíritus luchan para honrar a los espíritus y para cumplir sus deseos. A veces esos deseos coinciden con los del propio guerrero, pero ocasionalmente el campeón de los espíritus toma un camino por razones desconocidas para él. Lo hacen de fe, confiando en que los espíritus les guien en la dirección correcta.

El campeón de los espíritus es un luchador cuerpo a cuerpo mortal. Su naturaleza espiritual refuerza su mente de maneras que la mayoría de guerreros ignora. Su visión de las cosas le confiere rapidez y precisión, suele llamar a los espíritus nativos para que le presten su ayuda. Es un guerrero contemplativo, tiende a meditar a lo largo de la caída del sol de manera silenciosa antes de tomar su espada y caminar de forma calmada a la batalla por la mañana.

Los campeones de los espíritus confían en los espíritus para guiarles a través de su perspectiva y sabiduría aunque también a través de su intervención directa. Vestir armadura pesada es un insulto para ellos. Se centran en la mente, y en su concentración pueden trascender las limitaciones físicas. Los espíritus protejen al campeón de los espíritus, proveyéndole con instintos superiores que le permiten esquivar los golpes. Levanta su arma y da un paso lateral, sin saber exactamente porque lo hace e instantes después consigue parar un golpe de una amenaza que no había visto. Los espíritus ancestrales le susurran, los puede oir en su mente. Teniendo en cuenta que el campeón de los espíritus es un guerrero formidable, es muy probable que sus propios ancestros hubieran sido grandes y poderosos guerreros del pasado. Le hablan de maniobras y tácticas, de fintas y de golpes maestros, le susurran los secretos de como trascender lo terrenal y se asientan en su subconsciente.

Suelen meditar antes de cada batalla. Prefieren lugares tranquilos de gran belleza natural, tales como cimas de montaña o claros del bosque, pero pueden meditar en cualquier lugar mientras no sean molestados. Usan estos momentos para renovar sus vínculos con los espíritus y concentrarse en las tareas que les vienen por delante. La mente del campeón de los espíritus se encuentra en paz y es difícil de desconcentrar. Un campeón hábil puede pedirle a ciertos espíritus que entren en su propio arma y potencien sus golpes en batalla. Los campeones experimentados pueden contactar con los espíritus y preguntarles cosas sobre ellos mismos. Los espíritus normalmente contestan, pero a menudo lo hacen de maneras crípticas para que el campeón agilice su mente o le revelen algo de él mismo.

Un campeón de los espíritus muy experimentado tiene tal conocimiento de los espíritus y ha establecido una relación tan fuerte con ellos que tiene la habilidad y el permiso de unirse a ellos hasta cierto punto. El campeón puede volverse incorpóreo junto a todo lo que lleva encima. Permanece incorpóreo hasta que él decide terminar este efecto o hasta que la habilidad del campeón en cuestión le limite.

- Maestro del Acero -


Los maestros del acero siempre han valorado el honor personal por encima de todo, son auténticos maestros del sigilo y la agilidad pero no dudarán ni un segundo en hacer frente cara a cara a sus enemigos. Cuando están en medio de la batalla, buscan incansables los más importantes campeones enemigos para hacerles frente personalmente, de guerrero a guerrero, con honor.

La tradición de los maestros del acero se remonta a muchas generaciones atrás, en Draenor. La mayoría de orcos del clan Filo Ardiente aspiraban a convertirse algún día en maestros del acero, consagrando sus vidas al arte de la espada y al camino del guerrero. El honor era la motivación y el fin de toda su existencia. Para ello los grandes maestros del clan preparaban a sus guerreros en las cuevas de Salvalor, hogar ancestral del clan, para que algun día llegaran a ser otros los maestros y la tradición siguiera.

Las antiguas enseñanzas de los Filo Ardiente se centraban en hacer que la espada fuera una extensión del propio cuerpo del orco, una parte más del mismo. No utilizaban ni hachas, ni mazas, solo espadas. Además de la férrea disciplina con el manejo de sus filos, los guerreros del clan aprendían a ser templados de carácter y fuertes de espíritu. Por lo tanto ser un maestro del acero no solo es ser ducho en el manejo de la espada, si no poseer ciertas cualidades mentales y espirituales.

Los maestros del acero siempre analizan a sus enemigos antes de iniciar cualquier ataque. Solo pasarán a la ofensiva cuando con su ojo experto hayan detectado debilidades en el contrincante. Son guerreros de mente tranquila incluso en medio del fragor de la batalla. Normalmente son reconocibles por llevar un sashimono (estandarte con el símbolo del clan) a la espalda, aunque pueden no llevarlo. La presencia de un maestro del acero entre las filas de los ejércitos orcos siempre es vitoreada y aplaudida por sus compañeros, pues saben que un experimentadísimo guerrero se encuentra entre ellos.

Antiguamente, los chamanes del clan Filo Ardiente conseguían que los espíritus elementales del fuego quedaran ligados a las hojas de guerra. Así, por si fuera poco, el maestro del acero también tenía la ayuda del propio fuego en batalla, que recorría toda su espada. Eso causaba terror y pánico entre sus enemigos. La visión de un experimentado espadachín, abriéndose paso entre las formaciones enemigas con el fuego en su espada hacía que sus enemigos temblaran de miedo.

Cuando la Legión Ardiente corrompió a los orcos, el clan Filo Ardiente fue el que más se dejó llevar por la locura de la sangre de Mannoroth. A lo largo de las guerras que siguieron a ese momento, el clan pasó de ser una hermandad entre guerreros honorables, a una simple turba de salvajes que arrasaba con todo lo que tenía por delante. En vez de conseguir la fuerza y la guía a través de los espíritus, los conseguían por los pactos oscuros con demonios. El clan fue prácticamente aniquilado en las Estepas Ardientes con la derrota de la Horda de Orgrim Martillo Maldito. Más tarde, cuando Thrall liberó a los orcos de los campos de internamiento, algunos miembros del antiguo clan juraron recuperar el honor perdido junto al joven jefe de guerra y combatir de nuevo con la ayuda de los espíritus. La gran mayoría eran ya ancianos, pero eso no les hacía menos capaces, pues toda una vida de guerras y combates les avalaban. Sirvieron incluso como guardia personal del propio Thrall.

Ser un maestro del acero hoy en día es ser algo extremadamente raro pues quedan muy pocos de los originales y la mayoría de ellos supera los 60 años de edad. Siempre lucharán con honor, dejando de lado juegos sucios y usarán sus habilidades solo para protejer la Nueva Horda fundada por Thrall. Suelen ser muy próximos con los chamanes, pues tanto su velocidad como su habilidad para preveer golpes y ataques suele estar ligada a un vínculo con los espíritus. Los maestros de espadas generalmente no visten armadura en la parte superior del cuerpo, es un acto de valor y fuerza, aunque también les da mucha más agilidad.

- Gladiador -


Pese a que los gladiadores han sido y son de multitud de razas del antiguo Draenor/Terrallende y de Azeroth, los orcos tienen una larga historia gladiatoria a sus espaldas. Su condición de raza guerrera, salvaje y fuerte ha hecho que multitud de organizadores de eventos gladiatorios los escojan para ser sus campeones personales.

Un gladiador orco puede haber escogido él mismo este destino o puede haber sido obligado a ello. Sea como sea, el gladiador tiene un solo camino: Matar o morir. No hay medias tintas, no hay terceras vías ni atajos, todo se reduce a matar para no morir, para poder aguantar un día más.

El gladiador, a diferencia de otros combatientes cuerpo a cuerpo, destaca por utilizar cualquier cosa que tenga a su alcance como arma, ya sean espadas, hachas, cuchillos o garrotes. Todo lo que le pueda servir para aniquilar a sus oponentes será útil, incluso sus propias manos. Su estilo de combate, si bien no puede catalogarse de refinado, tiende a ser rápido y brutal, intentando acabar cuando antes con el enemigo. El único caso en el que no suelen ser directos es cuando acometen tajos contra su oponente para que este se vaya desangrando poco a poco, baje la guardia y en ese momento, lo maten.

El honor sigue estando presente en los gladiadores, pero no la piedad. Si bien podrán honrar al contendiente enemigo por ser un gran guerrero, no darán margen a que el otro tenga espacio para maniobrar. Utilizarán todo truco, por sucio que sea, para derrotar a sus enemigos.

Sus opciones de vestimenta suelen variar. Uno puede encontrar gladiadores que prefieran proteger su cuerpo ante los ataques, utilizando pesadas armaduras y grandes escudos, y habrá otros que apenas llevarán protección alguna. Lo más común, eso sí, es encontrar gladiadores que aposten por una combinación de cuero, malla y placas, cubriendo las partes que ellos consideren más indefensas y dejando libres otra que prefieran mentener ágiles tales como brazos y torso.
avatar
Kurgan

Mensajes : 15

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.