[Lore Quemasendas] Reliquias y objetos reverenciados. (En construcción)

Ir abajo

[Lore Quemasendas] Reliquias y objetos reverenciados. (En construcción)

Mensaje por Kurgan el Miér Oct 17, 2018 7:31 pm

Largo tiempo ha pasado desde la fundación del clan en la oscura y lóbrega cueva en la que se refugió en Silithus. Con el tiempo muchos objetos han ido adquiriendo un aire de importancia, de significado mucho más allá del práctico. Sus historias corren como rumores entre los Quemasendas, es difícil que alguien no haya oído hablar de tales reliquias del clan.

El Muro Negro


Tiempo atrás, antes de la fundación del clan, los orcos que lo formarían eran tan solo una unidad militar al mando del centurión Kurgan. Uno de los orcos que componía tal destacamento era Go'dem Ma'or, veterano legionario de los ejércitos de la Horda y por aquel entonces propietario del escudo de origen Roca Negra que más tarde sería conocido como el Muro Negro. Cuando el destacamento fue atrapado en la cueva en Silithus, Go'dem se ofreció como mensajero al norte, para informar a la Horda de la situación del destacamento. En su partida, rauda y veloz, tan solo llevó lo necesario para pasar entre las huestes de silítidos asediantes. Su escudo permaneció apoyado en la entrada de la cueva y desde entonces, Korhum lo llevaría y lucharía con él. Con el clan ya formado y tras haber vivido muchas aventuras con él, el Señor de la Batalla Korhum falleció en los muros de Lordaeron luchando contra incontables oleadas de enemigos junto a sus compañeros. A partir de entonces, el Muro Negro reposa en los aposentos de Kurgan en el Colmillo Ardiente, como recordatorio del sacrificio que hizo Korhum y del que Go'dem hizo antes que él. El Muro Negro solo se retira de su lugar de honor en tiempos de guerra y hoy por hoy es empuñado en batalla por el mismo jefe Kurgan. Las leyendas entorno al escudo son muchas, pero hay una que dice así:

"Aquél que empuñe el Muro Negro deberá ser conocedor de los sacrificios que deben hacerse para mayor supervivencia del clan."

La Armadura Negra


Se dice que Korhum arrebató esta armadura a la Horda de Hierro en el mismísimo Draenor de otro tiempo. Nunca habló mucho sobre ello, así que los detalles los desconocemos. La armadura fue forjada con el preciado metal Roca Negra en la Fundición Roca Negra en Gorgrond, por ello ha resistido tantos años de combate sin apenas necesitar reparaciones de gravedad. Tras las campañas que Korhum emprendió juntos a los Quemasendas, la armadura presenta una serie de serias muescas y marcas de batalla por casi toda su superficie. Pese a ello los aprendices del herrero Roca Negra lograron repararla en mayor medida y a día de hoy se encuentra expuesta en un lugar de honor de la armería del Colmillo Ardiente. Las cuencas vacías del casco vigilarán por siempre la entrada de la armería hasta que alguno lo suficientemente digno sea llamado para vestirla en batalla de nuevo.

Yo'gosha, la Defensora


Este mandoble de estilo Filo Ardiente es la espada de la familia de Kurgan. Durante muchísimas generaciones los antepasados del jefe usaron esta espada mucho antes que él, pues la hoja ha ido pasando de padres a hijos como siempre ha dictaminado la tradición. La excelencia en el arte de forjar espadas del antiguo clan Filo Ardiente ha hecho que la espada haya gozado de tan longeva vida útil. En la época de la corrupción demoníaca, el portador de Yo'gosha era Sanjuro, el padre de Kurgan, el cual cometió grandes atrocidades con ella. El orco enloqueció, quiso entregar a Kurgan a los brujos para que con su nueva magia vil le hicieran crecer más rápidamente y pudiera ir con él a la guerra. Sucedió entonces un mak'gora entre Sanjuro y Saburo, padre e hijo, uno buscando el vil acto y el otro queriendo salvar a su nieto. Ganó el abuelo y con él se llevo la espada, la enterró en las profundidades más recónditas de un Salvalor cada vez más abandonado y ahí moraría, corrupta hasta que tiempo después Kurgan y los Quemasendas encontraran su paradero, la recuperaran y la purificaran. En dicha purificación contribuyeron los espíritus elementales de Terrallende, guiados por las Furias. La hoja cuenta con la bendición de los cuatro elementos sobre su acero y además, las runas de su superficie fueron bendecidas de forma permanente por los elementales de Incineratus, la Furia del Fuego. En sus runas ígneas se puede leer en el antiguo dialecto Filo Ardiente:

"Honor, lealtad, familia."
avatar
Kurgan

Mensajes : 18

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.